Primary Menu

Enrique Alamo

Weekdays 10am - 2pm

Siete trabajadoras puertorriqueñas dicen que los supervisores de una clínica, administrada por el gobierno de Florida, les advirtieron que dejaran de hablar español entre ellas o las iban a despedir.

Las mujeres trabajan en la clínica del Departamento de Salud de Florida en Haines City. El grupo presentó una queja a recursos humanos y escribió una carta al Departamento de Salud de Florida.

Las trabajadoras dicen que el trabajo requería que fueran bilingües debido a los pacientes hispanos. Una de las enfermeras, Mairyli Miranda, explicó que ella y sus compañeras de trabajo hablan en inglés con pacientes y personal que no habla español, pero eligen su idioma nativo para hablar entre ellas.

El Departamento de Salud no ha dado declaraciones sobre este caso.